Del azadón a la volqueta

Autor: Darío Ruiz Gómez
4 noviembre de 2018 - 09:06 PM

¿Acaso solamente somos aptos para el negocio y el comercio y no para la racionalización que exigen en la modernidad las tecnologías más complejas y avanzadas?

Como un pueblo negado a la agricultura paradójicamente el azadón se convirtió en símbolo de nuestra identidad regional, una herramienta primitiva pero eficaz en su tarea de preparar la tierra para sembrar el maíz y mantener la huerta familiar. Las technés de las agriculturas históricas nos fueron desconocidas incluso en la era moderna donde el tractor fue imposible de asimilar a estas pronunciadas y áridas laderas. Mientras el tractor era el símbolo del triunfo del proletariado en la Unión Soviética, en los Estados Unidos de 1930 fue la imagen de la derrota de los aparceros ante la tecnificación de la agricultura. Nuestras grandes fábricas de las décadas 40-50-60 fueron insólitas con sus jardines, su inserción natural en la malla urbana. La idea de progreso si lo hemos de convenir ha sido entre nosotros una idea bastante frágil tal como lo acabamos de comprobar en el clamoroso fracaso de Hidroituango. ¿Acaso solamente somos aptos para el negocio y el comercio y no para la racionalización que exigen en la modernidad las tecnologías más complejas y avanzadas? Es cierto que la máquina irrumpe como la imagen de la destrucción, pero las tecnologías aprendieron a ser respetuosas con el medio ambiente, lección que nosotros al parecer no hemos tenida en cuenta y por eso estamos asistiendo a una impactante destrucción del paisaje construido, que es un patrimonio intocable, con la irrupción del símbolo del nuevo “progreso”: la volqueta. ¿Por qué no se redactó un estatuto vial que racionalizara la irrupción de este monstruo que se desplaza a grandes velocidades poniendo en peligro la vida de los transeúntes, de los vehículos particulares, destruyendo a su paso el asfalto, las calles de las poblaciones? Al coronar el alto de Las Palmas nos encontramos con el desusado obstáculo de un restaurante situado en un simulacro de rotonda y cuyos empleados levantan continuamente el avisito de “Pare” y “Siga” para controlar la llegada y salida de sus clientes. La vía que conduce el peaje es una curva estrecha flanqueada por vehículos aparcados. Después un enredo de mallas de color encarnado que cortan bruscamente el flujo vehicular y ya después, nos abrimos a la constatación de ver cómo se destruye la antigua carretera en la cual hace ya tres larguísimos años un grupo de trabajadores tiende redes de servicios y cuyo lentísimo paso ha ido acompañado de la proliferación de tenderetes de comida, chazas, basura, o sea de una tugurización por la irresponsabilidad de no aplicar las normas establecidas sobre el debido retiro de las construcciones. Y es ya ante la desbordada capacidad de la carretera, donde constatamos la agresiva presencia de las descomunales volquetas impidiendo el tránsito de los vehículos particulares – hasta tres se colocan en fila con su paso lento- lo que nos lleva a preguntarnos. ¿En nombre de qué clase de progreso se atenta con un tráfico pesado lo que hasta hace poco fue una bella carretera? ¿Prima el interés privado sobre el público? ¿Qué entidad debió planificar y prever este brusco cambio de uso – Naturaleza e Historia, demografía- que ha aumentado el tiempo de desplazamientos en más de una hora? ¿No se ha tenido en cuenta el aumento de población que vive ya en Oriente y necesita contar con una carretera que brinde confianza y seguridad en los diarios desplazamientos?

Lea también: Bomba de tiempo

Es aquí donde constatamos la urgente necesidad de que este país desconocido para legisladores y políticos necesita de normas acordes con los cambios sufridos en los territorios, de recordar los derechos del ciudadano a carreteras confiables, o sea a la calidad en las obras públicas y a la racionalización del tráfico vehicular para evitar que nos hundamos más y más en la jungla en que vivimos hoy.

Puede interesarle: Región y tragedia

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

El choque con el progreso
Columnistas

El choque con el progreso

Una sociedad sometida a capitales fantasmas que niegan el esfuerzo humano, el sentido ético del trabajo, es una sociedad líquida, una sociedad sin valores.

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
2
Latinoamérica /

"Desabastecimiento aumentará en Venezuela ante baja de precios"

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos de Venezuela ordenó este fin...
3
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
4
Mundo Estudiantil /

Alerta ante riesgo de emergencia educativa agravada por la covid-19

El golpe económico causado por la pandemia en países de bajos ingresos o en conflicto armado, como...
5
Religión /

Somos los discípulos de Emaús

Homilía sobre la fe en la resurrección en tiempos de pandemia, a propósito del diálogo de Jesús y los...
6
Ciencia /

Los demonios que se esconden tras la ciencia

La ciencia avanza y nuevas tecnologías se crean, junto a ellas vienen grandes oportunidades, pero también...