De hackers y demócratas

Autor: Darío Ruiz Gómez
20 noviembre de 2017 - 12:10 AM

¿Qué democracia puede florecer bajo estas nuevas economías, bajo estas nuevas leyes del mercado, bajo esta confusión donde la felicidad se confunde con el confort?

Inevitablemente el concepto de democracia está siendo sometida en estos momentos a una nueva prueba en medio de condiciones absolutamente inéditas para quienes la defienden y saben que, sin su racionalidad el mundo que vendrá sería el de la arbitrariedad, no solo la injusticia sino la desaparición de aquello que un día llegamos a llamar equidad, Imperio de la Ley, que, un día llegamos a considerar como el gran logro de la civilización. Porque ya la perspectiva de la llamada lucha de clases ha dado pasó a nuevas formas de esclavitud, de sometimiento. ¿Que se encubre acaso detrás de la demagogia del populismo madurista sino el narcotráfico, el más terrible tráfico de personas? ¿Qué se esconde detrás del rostro imperturbable de Putin, sino muchas nuevas formas de esclavitud bajo el imperio y los intereses de las nuevas mafias? El ingenuo analista dominado aun, por los buenos sentimientos, dirá que este derrumbe se debe a “una crisis de valores” y aludirá a la necesidad de regresar al núcleo de la familia tradicional, a reestructurar los viejos partidos políticos tratando de no ver lo que el dominio de los nuevos capitales está imponiendo en la economía mundial bajo las nuevas estrategias de la especulación inmobiliaria, el reparto territorial a cuyo paso solo queda desolación, falsa gastronomía, el helado lujo de los nuevos conjuntos residenciales. ¿Globalización o uniformización de lo que hasta entonces fue diferencia cultural necesaria? Hay sectores de Berlín, París, Roma que parecen malas réplicas de sets cinematográficos del estereotipo de una ciudad norteamericana. Ya no es lo que llamábamos espacios ciudadanos, sino esa monótona impersonalidad que impone va imponiendo el gusto del turista. ¿Qué democracia puede florecer bajo estas nuevas economías, bajo estas nuevas leyes del mercado, bajo esta confusión donde la felicidad se confunde con el confort?

Lea también: La mayoría silenciada

Siempre llegamos a considerar el populismo como una defensa de los valores tradicionales, de un patrioterismo cándido, valores peligrosos terriblemente en este momento. Ratzinger y tal como lo acaba de hacer Bergoglio han condenado la irracionalidad de estos nacionalismos. ¿Qué alienta detrás de los nacionalismos actuales sino la tarea de romper la unidad espiritual de Europa y los valores de emancipación y democracia fracturando la sociedad? ¿Qué se disfraza detrás del rostro de estos salvadores? La fractura de una sociedad, de los lazos necesarios del espíritu y la tradición que la unían en el tiempo buscan un objetivo: destruir una sociedad para someterla bajo estas leyes criminales tal como lo pone de presente el caso de Kosovo y tal como lo pone de presente el aberrante caso de la demagogia madurista encubriendo un estado delincuente. Manipular a toda una clase política embarcándola en aventuras “emancipatorias” encubre la pérfida estrategia que lleva a la balcanización donde se fragmenta lo que había permanecido unido y se fomentan las luchas fratricidas. ¿Cuál es el interés de la mafia rusa, de los delincuentes venezolanos en hackear las elecciones catalanas bombardeándolas con falsas informaciones como “los tanques invadiendo las calles de Cataluña”, “las cárceles repletas de presos políticos”? Una cinematográfica escenificación de un problema que había sido resuelto sin violencia y democráticamente. Hay otro problema gravísimo al corromper el lenguaje de la comunicación apoderándose de los significados esenciales del lenguaje político para destruir los verdaderos significados de la desinformación. Holanda debió regresar al corte manual de votos ante estos ataques cibernéticos que han hecho precaria la verdad de la información, repito, bajo fines que solo buscan arrasar con los valores de la integración territorial y los principios que han hecho de la cultura occidental la más extraordinaria replica a la vieja barbarie y hoy a la barbarie representada por esta economía mafiosa y planetaria.

Puede interesarle: la desaparición de lo urbano

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Maria Camila Osorio
Tenis /

Colombia conoce sus rivales en Grupo I de Zona Americana de Fed Cup

Juan Miguel Jimenez  Emanuel Pereira
Más Deporte /

El Carmen le apuesta a los valores y la integración en Tenis de mesa

Sebastian Piedrahita Restrepo
Más Deporte /

Sebastián se lleva para Caucasia tres oros y una plata en natación

Ambassadors de Mexico
Más Deporte /

Ambassadors, invitado de lujo en el Festival de Béisbol

Pelotón nacional
Ciclismo /

Listo el recorrido del Nacional de Ruta en Medellín

Artículos relacionados

La Cataluña universal
Columnistas

La Cataluña universal

Lo que sorprende y alarma en este independentismo es la tábula rasa que hacen los Junquera, los Puigdemont, las Forcadell de este legado universal

Lo más leído

1
Más Deportes /

Un coloso santandereano fija la mira en la NBA

Pocos hombres tienen la ventaja de medir 1,93 con apenas catorce años de edad, pero este impetuoso...
2
Política /

Panorama político 

Algunas calenturas comenzó a registrar la inscripción de cédulas para la elección del Congreso, pero...
3
Fútbol Colombiano /

Echeverría suspendido por arrojar positivo en control antidopaje 

La Dimayor abrirá una investigación formal en contra del zaguero central, y mientras esta se desarrolla...
4
Editorial /

De Juan Manuel Santos para las Farc y sus aliados

Al poner en marcha la JEP, el presidente terminó de allanar el camino para que jefes de las Farc...
5
Fútbol Colombiano /

A Braghieri solo le falta exámen médico para ser refuerzo de Nacional

El zaguero procedente del Lanús argentino se vincularía al conjunto verdolaga de aprobar la evaluación...
6
Política /

Murió José Jaramillo Alzate, “un periodista de todas las horas”

A sus 90 años falleció el periodista, académico y político nacido el 27 de mayo de 1927 en el municipio...