Dar lo mejor de sí mismo

Autor: Carlos Alberto Gómez Fajardo
12 septiembre de 2017 - 12:09 AM

Su fructífero paso por esta vida no será olvidado. Mucho menos por quienes hemos tenido el privilegio de disfrutar de modo directo de su enseñanza, ejemplo y amistad.

En la antigüedad clásica se hacía referencia al objetivo de la educación: formar un ciudadano virtuoso, dueño de sí mismo, de sus potencialidades y de sus acciones, para ponerlas  responsablemente al servicio de su ciudad y de sus conciudadanos. Como en la conocida metáfora del alfarero que moldea el barro para producir una ánfora bella y útil, el joven educado se transformaba cada día en mejor persona. No es lo mismo vivir que vivir bien. Aprendía a hacerlo del mejor modo: el uso racional de sus capacidades –inteligencia y voluntad- se vinculaba de modo natural con el servicio a los demás, con el altruismo y la solidaridad. Ahora, en contraste mezquino, la promoción de la brutal competencia amenaza con despersonalizar y enfriar las relaciones entre seres humanos. En la era de la “post-verdad” se llega al extremo de proponer un absolutismo individualista en el cual no parecen bienvenidos conceptos como sacrificio, abnegación, o voluntad de entrega a los demás: no obstante, como brisa reconfortante en medio del calor asfixiante de un desierto, vienen los testimonios existenciales de algunos seres humanos de un talante especial y acogedor. Su fructífero paso por esta vida no será olvidado. Mucho menos por quienes hemos tenido el privilegio de disfrutar de modo directo de su enseñanza, ejemplo y amistad.

Hace un año se completó el ciclo vital del querido médico pediatra y profesor Ramón Córdoba Palacio. Muchas generaciones de médicos egresados de las diferentes instituciones antioqueñas lo recuerdan con admiración, afecto y respeto. El profesor Córdoba quien murió a los 91, acumuló a lo largo de su vida títulos que lo honraron y a los cuales –sin duda- él mismo honró con brillo singular. Médico pediatra, maestro, puericultor. Profesor universitario de más de seis décadas: titular de la Universidad de Antioquia, doctor honoris causa de la Pontificia Bolivariana, honorario de la Universidad de la Sabana. Miembro destacadísimo de la centenaria Academia de Medicina de Medellín de la cual fue nombrado presidente honorario. Presidente y magistrado del Tribunal de Ética Médica de Antioquia. Conferencista, escritor, columnista, investigador. Su extensa obra  académica por fortuna está ampliamente disponible en medios electrónicos aunque falta por realizar la tarea de la recopilación, ordenamiento y actualización crítica de sus abundantes escritos. Ello será un reto importante para futuros estudiosos de la obra de un genuino pensador colombiano quien abrió un camino de reflexión que ofrece fecundas posibilidades de revisión, diálogo, actualización y enriquecimiento posterior.

Lea también: Don Pedro Laín y la esperanza

Quienes lo conocimos, apesadumbrados por su ausencia física, nos sabemos reconfortados por su poderosa presencia espiritual, viva en un fundamento filosófico y antropológico nutrido por un insobornable amor por la verdad, por la realidad concreta de la comprensión de la práctica médica como una relación de encuentro  interpersonal, alimentada por el amor (“philantropía-philoteknia”, amor al ser humano- amor a la técnica), al saber médico como “teckne iatrike” (saber hacer y saber por qué se hace) dentro de la más coherente antropología realista fundada en el personalismo ontológico de la riqueza de pensadores como Laín Entralgo,  Xavier Zubiri, Ortega y Gasset, faros que inspiraron sus originales ideas sobre el sentido último -fielmente hipocrático- del quehacer médico.

Un caballero afable, sonriente, tranquilo y sereno en sus convicciones, comprensivo con las debilidades de sus interlocutores, médico y maestro dispuesto a hacer el bien a sus semejantes, con la ayuda eficaz y discreta, con la orientación sensata, con el comentario aclarador y optimista. Ramón Córdoba Palacio supo hacer de su vida lo que sirvió de título a uno de sus últimas obras en buen momento editada por  Hospital San Vicente Fundación: dar lo mejor de sí mismo. Honor a su grata memoria.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Nubia Leonor
Nubia Leonor
2017-09-12 09:08:58
Felicito al Dr. Carlos Alberto Gómez Fajardo por su escrito y le agradezco que mantenga en la memoria social un referente tan alto de este hombre bueno, del que podemos seguir aprendiendo tanto por sus escritos. En la Fundación Colombiana de Ética y Bioética FUCEB, de la que el Dr. Ramón Córdoba Palacio era Miembro Honorario, siguen inspirándonos sus ejemplos y enseñanzas.

Destacados

Inder Envigado UPB Baloncesto
Más Deporte /

Inder Envigado, con paso firme en el Festival de Baloncesto

Isabela Maya Tenis de mesa
Más Deporte /

Isabela, la más rápida del tenis de mesa

Juan David Vidal Guevara
Más Deporte /

El béisbol, la elección de Juan David Vidal

Gabinete presidencial
Gobierno /

$6,4 millones se invertirán en programas para menores y familias

Senado
Política /

Aumentaron las listas al Senado  

Artículos relacionados

Otras formas de conocer
Columnistas

Otras formas de conocer

Sabemos cuánto se aprende de humanidad y de medicina en fuentes alejadas del rigor matemático de lo medible

Lo más leído

1
Política /

Candidatos favoritos superaron las firmas

Otros tres aspirantes no cumplieron con el número de apoyos que se exigía para proceder a inscribir sus...
2
Editorial /

Luis Pérez tenía razón al defender las rentas departamentales

El Decreto 2265, que hasta el cierre de esta edición no había sido modificado, es una prueba...
3
Sectores /

Utilidades en 2017 serían las más altas en la historia de Epm

El balance al terminar el año pasado fue positivo según el gerente de la compañía, y develó que las...
4
Fútbol Internacional /

El Flamengo oficializa la contratación del colombiano Marlos Moreno

El atacante tiene contrato con el Manchester City y, tras dejar el Girona español, fue cedido al Flamengo...
5
Columnistas /

De los parques, las ciudades y otras prácticas altamente civilizadas

Tres grandes ciudades con unos cuantos siglos de ventaja para tratar de decir, -además de que nos faltan...
6
Columnistas /

¡Y la Iglesia, calladita…!

Los fieles tenemos la obligación de hacer este angustioso llamado a la cordura, para la supervivencia de...