DIM: no me tienes que dar porque te quiera

Autor: Fabio Humberto Giraldo Jiménez
21 noviembre de 2017 - 12:07 AM

Hay que advertirle a los administradores del equipo que nuestra esmerada paciencia de seguidores del santo Job, el de la Biblia, se debe al sentimiento por el DIM y no por una verdulería como creen ellos

“No me tienes que dar porque te quiera,                                                     

pues aunque lo que espero no esperara,

lo mismo que te quiero te quisiera.”

Este proemio es la última estrofa de un virtuoso soneto considerado entre los más bellos poemas de la lengua castellana que comienza rezando “No me mueve, mi Dios, para quererte/ el cielo que me tienes prometido,/ ni me mueve el infierno tan temido…..”. Aunque ya se reconoce como anónimo, ha sido atribuido por su misticismo a San Juan de la Cruz y a Santa Teresa de Jesús, entre otros.

Como antes de mis más rancias memorias afectivas he estado deliberada y conscientemente enajenado por el Deportivo Independiente Medellín, no pude evitar apropiarme de esta mística y bella alegoría del amor desinteresado para un fin más prosaico, pero no menos sublime, porque mi afición por este equipo de fútbol es tan inefable y prístino que sobrepuja mi formación racionalista, mi prudente desconfianza epistemológica y mis cálculos materialistas.

Nunca me he preguntado por qué y para qué quiero al DIM; pero ahora que se me ocurre, la respuesta sólo puede ser una: yo quiero al DIM porque sí. Y punto. O porque sí. Y qué. Es decir, por sí mismo. Sin justificación. Sin explicación. Sin interés. Y, en general, así somos todos los que hemos hecho profesión de fe por el DIM sin propósito de enmienda ni contrición de corazón, sin apego a los resultados y sin vergüenza por el embelesamiento. 

¿Cómo no evocar el amor puro del poema místico cuando se escucha el “…ya no me importa que estés arriba para quererte glorioso DIM….”, cantado a grito limpio y con fervor sagrado por las fanaticadas de la “Rexistenxia” y de la “Putería roja”?  ¿Cómo no pensar en la dejadez altruista de la estrofa cuando, más en serio que en broma, decimos que somos hinchas del Medellín aunque gane?

Lea también: Empate sin goles en el clásico montañero dejó al DIM eliminado

Este bendito sentimiento, propio de un fiel y constante concubinato, ha sido puesto a prueba en largas vedas de los placeres orgásmicos que produce la conquista total y en satisfacciones a medias porque nos mantenemos casi siempre con la punta a punto. Aunque pocas veces escanciamos en Copas orejonas el perlático y anisado elixir de la victoria, nos mantiene entonados su perfume. Con todo y ello, ahí seguimos sin rumiar derrotas, con la esperanza en flor; siempre tan ilusionados y optimistas, que al comienzo de cada temporada repetimos ritualmente y con sincera convicción, “este año sí”, como una especie de confirmación bautismal de la esperanza.

Lea también: No son barras bravas, son barras de fútbol

Pero en el fondo de nuestro amantísimo y rojo corazón mantenemos el resguardo del que se sabe bueno pero no tonto. Por eso hay que advertirles a los administradores del equipo que nuestra esmerada paciencia de seguidores del santo Job, el de la Biblia, se debe al sentimiento por el DIM y no por una verdulería como creen ellos y que la fuerza pura de nuestra afición es a la vez la medida de su legitimidad, su fortaleza o su desgracia. Su sentimiento tasado en costos de verduras y legumbres, no es igual al nuestro, mucho más cercano a lo que expresa otra estrofa del mismo poema místico que cito como adolorido epílogo:

Tú me mueves, Señor; muéveme el verte

clavado en esa cruz y escarnecido;

muéveme el ver tu cuerpo tan herido;

 muévenme tus afrentas y tu muerte.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Salto del Tequendama
Ciclismo /

El Salto del Tequendama continuó la lucha de los escaladores

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Artículos relacionados

En caso de emergencia salga por la derecha
Columnistas

En caso de emergencia salga por la derecha

Talvez sea la más patética de las enfermedades políticas contemporáneas porque convierte a la política en es una especie de religión apocalíptica basada en una...

Lo más leído

1
Política /

No somos unos leprosos para aspirar a la alcaldía

Los concejales de Medellín, Fabio Rivera, Jesús A. Echeverri, Aura M. Arcila y Carlos Zuluaga fueron...
2
Columnistas /

Situación de control en las S.A.S. unipersonales

Si bien el decreto tiene un fin válido, cual es lograr el registro de la situación de control de los...
3
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
4
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
5
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
6
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...