Con Petro

Autor: Jorge Mejía Martínez
6 junio de 2018 - 12:08 AM

El 17 de junio la incertidumbre se resolverá entre conservar el statu quo del país que tenemos hoy enchapado en mármol contra cualquier posibilidad de cambio, o saltar al vacío con la esperanza de caer sobre algo mejor

La segunda vuelta es para escoger entre la propuesta que nos motiva o contra la que nos desmotiva. Por algo se dice que el voto en blanco no tiene sentido como opción, a diferencia de la primera vuelta. Como no fue posible ganar con el 50% más un voto, se tienen 20 días para sumar apoyos y concretar acuerdos. Para transar, los candidatos ganadores convocan a los demás, horas después de cerradas las urnas. Duque abrió las puertas de su campaña y llegaron en avalancha todos los que antes eran mermelados, corruptos y prohijadores del narcoterrorismo. Sin filtros. No importa que su ingreso sea por la puerta de atrás, vergonzante. Es la reedición del todo vale y los medios justifican el fin. El discurso de la ética y la mano dura no solo contra la guerrilla sino también contra los corruptos, sirvió para acumular las fuerzas suficientes por parte del CD para llegar a la primera vuelta. Después del 27 de mayo la escupa cayó en el rostro.

Lea también: Statu quo o salto al vacío
El voto en blanco después de la primera decisión, cuando legalmente no tiene sentido, es un desconocimiento de las reglas de juego que se aceptaron para participar desde el comienzo. El proceso electoral no termina cuando mi opción sale del juego, sino cuando el proceso hace la filtración final entre los candidatos y sus propuestas. Pero todas las posturas del blanco son muy respetables; lo cierto es que, en su mayoría, obedecen a cálculos políticos futuros, resultado de intentar jugar unas cartas que arrojen dividendos, más no perdidas por asumir compromisos. 
Es el juego de Fajardo. El escrúpulo que no tuvo para ligarse al sector más intransigente del Polo, el Moir, lo tiene para distanciarse de Petro. Puro cálculo político pensando en el próximo periodo, porque lo del retiro de las contiendas venideras como candidato nadie se lo cree. Además, la indefinición es una postura política innegable. El blanco de Robledo es pura inquina personal contra su excompañero del Polo, porque no tiene sentido alegar que lo hace por el antaño apoyo petrista a Santos, mientras calla ante lo mismo hecho por fajardo, Mockus y Claudia López. 
¿Pero cómo entender a De La Calle? No creo que tenga su mirada puesta en las elecciones de 2022. Su voto en blanco no corresponde con los postulados básicos de su propuesta en campaña. El candidato liberal intentó centrar el escenario de la contienda alrededor de respaldar o no la paz, resultado del proceso de negociación con las Farc. Ese fue su énfasis. Ahora esa no es la disyuntiva, pues decide no votar en contra de quien amenaza revisar aspectos sustanciales de los acuerdos, y le da la espalda a quien se compromete en defenderlos. Son las dubitaciones que le costaron consistencia a su campaña: el reiterado tinto con Fajardo, la consulta extemporánea de septiembre y la ambivalencia entre asumir ser el candidato de la estructura partidista del liberalismo o ser un candidato liberal sin maquinaria. 
Sigo convencido de que el 17 de junio la incertidumbre se resolverá entre conservar el statu quo del país que tenemos hoy enchapado en mármol contra cualquier posibilidad de cambio, o saltar al vacío con la esperanza de caer sobre algo mejor, porque peor no podrá ser, es donde estamos. 
El país de Duque será el país de las violencias, las inequidades y las corrupciones de siempre, pues sus aliados son los responsables de siempre. Como se consiguen los votos se gobierna. En su agenda no hay nada transformador excepto para favorecer a sus mentores, como su propuesta de revolcar la justicia. El excluyente e inequitativo régimen económico y político nada tiene que temer en sus manos. 

Lea además: La política en 2018
Ante ese panorama es preferible aventurar con Petro, con dos certidumbres: amigo incondicional de la paz y luchador decidido contra la corrupción, sus fortalezas de vida. Con pasivos ineludibles: poco dado a escuchar, egocéntrico, decisiones desacertadas en lo administrativo, acelerado a veces o muchas veces para conceptuar. Fallas todas muy humanas, temperamentales, no adoptadas para echarle un peso a su bolsillo. Petro se autodefine como liberal, no comunista, ni socialista (El Tiempo, 4 de junio 2018). Yo le creo. Además de su cercanía con la paz y la anticorrupción me atrae su afinidad a la inclusión social y su propuesta, sí revolucionaria, de modernizar el modelo capitalista colombiano cambiando su carácter extractivista por un mayor protagonismo de la industria, la tecnología y el conocimiento, en un contexto de sostenibilidad ambiental. Ese es el salto al vacío que prefiero dar el 17 de junio.
 

Compartir Imprimir

Comentarios:

Guayacan rosado
Guayacan rosado
2018-06-06 13:33:41
Buena tarde, Gracias , su opinión es alentadora y sobre todo aclara el panorama y ratifica lo que yo venia pensando , se debe seguir haciendo oposición y la oposición en este momento histórico la representa Petro , se debe equilibrar el poder en este momento el poder legislativo es mayoría CD , No es posible entregar también el poder ejecutivo , seria que nos gobernara la extrema derecha que es lo mismo que la extrema izquierda en el poder , y puedo observar que Petro no representa la extrema izquierda, ya que se vinculó ha la vida civil y legal para legitimizar su lucha por el pueblo Colombiano , esa es su vocación y además el solo no va ha gobernar , contara con asesores inteligentes, vicepresidenta , que le proporcionara un equipo capaz con quien trabajar por el bien de todos , que pocos lo han hecho . no estamos entre dos populismos , acá el populista es Duque y el antipopular es Petro , y esta demostrado que lo buenos Presidentes son antipopulares .y es una prueba para la estabilidad de la democracia mas antigua de América latina , si me la juego toda con Petro. los jóvenes me dan ejemplo de como romper paradigmas y este es uno de esos momentos en los que los prejuicios nos pueden jugar una mala pasada .Votar en blanco es entregar en bandeja de plata a CD el Poder y una falta de valor para entrar a tomar decisiones democráticas e inteligentes por la PAZ .

Destacados

Festival de Festivales
Más Deporte /

Festival de Festivales espera el apoyo de la ciudadanía

Babylon Health
Ciencia /

La inteligencia artificial al servicio de la salud

Jesús Abad Colorado estuvo en Artbo
Palabra & Obra /

¿Qué le pasa a Medellín?

Obra montada por El Candombe en homenaje a Evaristo Carriego
Palabra & Obra /

19 años del Candombe

Encuentro de Dirigentes de Occidente Irene Gaviria El Mundo
Política /

Panorama político

Lo más leído

1
Política /

Confirman acercamientos liberales

El Liberalismo Socialdemócrata seguirá dentro del Partido Liberal y adelanta conversaciones y...
2
Columnistas /

Cannabis, cánnabis y canabis

Exultar. Es mostrar alegría, gozo, que disfruta aquello que está haciendo o recibiendo
3
Columnistas /

Gestión del conocimiento: gestión de la esperanza

El aprendizaje de competencias para la vida es cada vez más necesario en contextos caracterizados por la...
4
Política /

Gobernación: baja oferta de candidatos

Hasta el momento sólo dos candidatos han anunciado su aspiración a ese cargo, dos están pendientes de...
5
Columnistas /

Con “los pelos de punta”

También en buses, el Metro, el tranvía y el ferrocarril, son campos de “trabajo” de los ladrones de...
6
Columnistas /

La voz común

La radio en Colombia está de celebración y es justo hacerle un homenaje por ser la voz de todos y...