Colombia perdió en los penaltis con Inglaterra y se va del Mundial

Autor: Redacción
3 julio de 2018 - 09:41 PM

Luego del empate 1-1 en 120 minutos de juego, incluida la prórroga, Colombia se despidió del Mundial en los lanzamientos desde el punto blanco.

Moscú, Rusia

La apuesta inicial de Colombia fue decididamente al alargue y la definición con lanzamientos desde el punto del penalti. Y allí sucumbió. Aunque lo tuvo en la mano, porque primero fallaron los ingleses, después Mateus y Bacca desperdiciaron sus cobros y los británicos se impusieron 3-4 desde el punto blanco.

Fue, tal vez, el castigo al planteamiento con que el seleccionador José Pékerman decidió enfrentar el partido de Octavos ante Inglaterra, a todas luces, viable para Colombia. Es que cuando no hay nada que perder, es mejor tirar a ganar. Y en eso falló la propuesta.

Lea: El bloque sueco aterriza en Cuartos del Mundial

De salida Colombia inició con doble línea de cuatro, Quintero flotando y Falcao solitario arriba, sin nada qué hacer. Una propuesta cerrada, mezquina si se quiere por la misma calidad de los jugadores de corte ofensivo que quedaron en el banco cafetero.

Entonces los ingleses se adueñaron del balón y de la iniciativa y obligaron el juego en campo colombiano. Prueba es que a los 25 minutos ni se había visto el color del uniforme del arquero inglés, porque el balón nunca le llegó.

No quiso Pékerman ofrecer espacios a los ingleses y, con Wilmar Barrios por delante de la defensa, o incrustado entre los centrales, desactivó el ataque británico.

Sólida en defensa, donde Dávinson Sánchez y Yerry Mina impusieron su contundencia por alto, Colombia no tuvo, sin embargo, quien le diera salida, ni pudo buscar el contragolpe. Sin James (ausente por lesión), con Quintero muy desafortunado y Cuadrado intermitente, Falcao deambulaba aburrido, sin un socio que le acompañara.

Enzarzados ambos equipos en continuas disputas, entre empujones y fingimientos, el partido fue perdiendo ritmo y se apagó camino del descanso.

Y así mismo inició el complemento, pero al minuto 57, en otra insensata decisión, Carlos Sánchez agarró a Harry Kane en el área, ya advertido por el árbitro, y el central no dudó en decretar el penalti que el mismo agredido cambió por gol.

Y Pékerman reaccionó. Es decir, era claro que quería apostar por el alargue, pero como plan B sabía que tenía que ingresar a los que más saben atacar. Entonces mandó a Bacca por Lerma (m.61), luego a Uribe por Sánchez (m.79) y después a Muriel por Quintero (m.88).

Parecía tarde, pero la decisión recibió su premio. Cuando ya se agotaba el tiempo de reposición, de nuevo Yerry Mina, en el cobro de un tiro de esquina, ganó en el juego aéreo y de cabeza puso el 1-1 (m.93).

Le salió la jugada a Pékerman, porque los 30 minutos de la prórroga pasaron sin sucesos, excepto la cuarta sustitución en cada equipo, y la definición, como lo había pensado el técnico argentino, se fue al punto blanco. Y allí naufragó Colombia, en su ley.

Inglaterra, que nunca había ganado una tanda de penaltis en un Mundial, aprovechó los fallos de Mateus Uribe y Carlos Bacca para voltear el resultado cuando peor lo tenía (4-3). El sábado, en Samara, le espera Suecia para buscar un puesto en las semifinales.

Ficha técnica.

1 (3) - Colombia: David Ospina, Santiago Arias (Cristian Zapata, m.115), Yerry Mina, Dávinson Sánchez, Johan Mojica, Carlos Sánchez (Mateus Uribe, m.79), Wilmar Barrios, Juan Guillermo Cuadrado, Jefferson Lerma (Carlos Bacca, m.61), Juan Fernando Quintero (Luis Fernando Muriel, m.88) y Falcao García. Seleccionador: José Pékerman.

1 (4) - Inglaterra: Pickford, Walker (Rashford, m.114), Stones, Maguire, Trippier, Henderson, Young (Rose, m.102), Lingard, Delle Ali (Dier, m.80), Sterling (Vardy, m.88) y Kane. Seleccionador: Gareth Southgate.

Goles: 0-1 Kane (m.57, de penalti). 1-1 Mina (m.93).

Árbitro: Mark Geiger (Estados Unidos).

Escenario: Spartak Stadium de Moscú.

Definición desde el penalti:

1-0 Falcao. 1-1 Kane. 2-1 Cuadrado. 2-2 Rashford. 3-2 Muriel. 3-2 Henderson (tapó Ospina). 3-2 Uribe (falló). 3-3 Trippier. 3-3 Bacca (falló). 3-4 Dier.

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

Seleccion Belgica
Fútbol Selecciones

Los Diablos Rojos esquivaron la muerte y terminaron celebrando

Bélgica perdía por dos goles y logró una valiente remontada 3-2 ante Japón para citarse este viernes con Brasil en Cuartos de final del Mundial de Rusia.
Neymar Brasil
Fútbol Selecciones

El Brasil de Neymar venció a México y está en Cuartos

Con goles de Neymar y Firmino, los pentacampeones le ganaron 2-0 el juego de Octavos a los mexicanos.
Rakitic Croacia
Fútbol Selecciones

Desde el punto penalti, Croacia va a Cuartos del Mundial

Croacia y Rusia jugarán el partido de Cuartos de final este sábado 7 de julio en el estadio Fisht de Sochi, a la 1:00 p.m. de Colombia.

Lo más leído

1
Columnistas /

Cinco cosas a favor y cinco en contra sobre el comunismo extinto

Los comunistas son tan enfáticos en su convicción que con la mayoría resulta imposible hacer un diálogo
2
Palabra & Obra /

A puerta cerrada, el drama existencialista de Sartre

La maestra Lucila González de Chaves se adentra en esta obra clásica del teatro existencialista y explica...
3
Columnistas /

¿Migrar o emigrar? ¿E inmigrar qué?

Migrar, emigrar e inmigrar hablan de la misma realidad, pero no por ello son sinónimos. Las diferencias...
4
Columnistas /

Cómo expresar los años y los siglos

No es correcto decir: el año veinte veinte. La RAE recomienda la modalidad española: año dos mil veinte.
5
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
6
Palabra & Obra /

El extranjero, una metáfora del absurdo

Meursault como símbolo del descalabro de la razón y del sujeto