Ciudades y gente

Autor: Sergio Roldán Gutiérrez
9 mayo de 2018 - 12:08 AM

Prefiero una ciudad desconocida con lo mínimo elemental resuelto, con capacidad intelectual instalada y un nivel de bienestar óptimo, donde su equipo de gobierno no quiera hacerse notar todo el tiempo, que un súper despliegue publicitario en unos temas para ocultar otros.

Palabras Claves

Planeación, Gobernanza, Desarrollo, Educación

Definir la ciudad ha traído muchos problemas a todos los organismos multilaterales del mundo, cada que se trata de explicar, cada que se profundiza en el término, se generan más controversias. Se dice de ella que es un asentamiento, con una población, con atribuciones políticas y administrativas, económicas y religiosas, entre otros. Pero: ¿Cuál es más ciudad que cual?, ¿Cuál es la importante y cual la secundaria?, ¿Cuál es la diferencia entre Pueblo, Ciudad, Municipio, entre otras formas como se les dice a las ciudades? Hay algunas claridades que quiero hacer, no sin antes advertir que no sé cómo responder las preguntas.

Es imposible saber cuántas ciudades hay en todo el planeta hoy, todos los días se crean y se acaban muchas, pero lo que sí es posible es, en algún tipo de clasificación, agruparlas por habitantes. Se habla de metrópolis cuando las ciudades pasan del millón de habitantes. En suma al día de hoy son poco más de 500 y hospedan más de 1600 millones de personas, esto es un 41% de la población mundial. Es importante su aporte, pero es necesaria una intervención ya en asuntos de convivencia y tolerancia. Ahora, interconectar estas grandes urbes, a las que ya a muchas se les denomina megalópolis, con las pequeñas y medianas ciudades cercanas a sus perímetros se convirtió en un gran reto urbano. Nos cuesta mucho gobernar en red, y mucho más si no se publicita cada logro. Personalmente prefiero una ciudad desconocida con lo mínimo elemental resuelto, con capacidad intelectual instalada y un nivel de bienestar óptimo, donde su equipo de gobierno no quiera hacerse notar todo el tiempo, que un súper despliegue publicitario en unos temas para ocultar otros. Lo digo porque hay casi nueve mil ciudades intermedias, la mayoría invisibles, con casi 1500 millones de habitantes en ellas que equivalen al 36% de la población del planeta. Además hay entre pequeños poblados con menos de 50 mil habitantes, mil millones de personas. Un 23% del total. Esto quiere decir que a pesar de los gobiernos que en América Latina planean las Ciudades para él periodo en el que fueron elegidos, hay miles de pequeños poblados con todo resuelto, sin exhubetancias, sin querer sobresalir y prefieren permanecer en el anonimato para poder mantenerse estables. De lo anterior queda claro que no todos viven en las grandes ciudades, es más, la mayoría de la población mundial no viven en ellas.

Lea también: Alexandra Barrales CDMX por la #Ciudadaniaantesqueciudad

El éxito de estas pequeñas urbes está enmarcando en la participación de todos en su proceso de crecimiento. La ciudadanía es más, tiene más experiencia y más conocimiento que todos el equipos de gobierno junto. Habría que aprovechar a la población para que aporte a la construcción de la Ciudad, no podemos seguir creciendo de acuerdo a las corazonadas que le dan a los que llegan. Una ciudadanía comprometida con su gobierno, es donde cada quien hace lo suyo, y no carga al que gobierna con las responsabilidades de los que no hacen, ni dejan hacer. (En México se les dice: “los opositodo”) es decir, ni tan arrogante como el gobierno que decide por todos que queme al santo, ni tan holgazana como la población que juzga y no aporta que no lo alumbre. Hay un común denominador en las ciudades, todas tienen territorio y gente, por lo tanto se debe preparar a sus habitantes primero y ellos después harán maravillas con el territorio. No es el tamaño de la economía o la importancia de las culturas, pues mil personas de un barrio o colonia de una ciudad, consumen diferentes y con diferentes enfoques, que mil personas de otro barrio o colonia. El tema no es el tamaño, el punto es que planear implica entender la autonomía y las costumbres del espacio planeado, no aplicar a ciegas los instrumentos que existen sin contexto.

Vea además: La ciudad en el tiempo, la ciudad en el espacio

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Carlos Vives
Columnistas /

Para adelante y para atrás

El Mundo inaugura
Columnistas /

EL MUNDO fue la casa de la cultura de Medellín

Mabel Torres
Columnistas /

Firmas y responsabilidad

Guillermo Gaviria Echeverri
Columnistas /

La desaparición de EL MUNDO

Fundamundo
Columnistas /

Mi último “Vestigium”

Artículos relacionados

La cuenca de Marcelo Cabrera
Columnistas

La cuenca de Marcelo Cabrera

Además de los altos estándares en la calidad del aire y un 97.3% en el nivel de potabilidad el agua, hoy sigue estando en los primeros lugares como la ciudad con la...

Lo más leído

1
Columnistas /

¿Va mayúscula después del signo de interrogación?

“¿Cuándo estaba pequeño usted bailó y jugó con la ronda infantil que rezaba ‘la colita es mía, es...
2
Territorio /

Armas de juego con las que roban en serio

Estos elementos se diseñaron para actividades deportivas y de enseñanza, sin embargo, por su similitud...
3
Mundo Estudiantil /

Alerta ante riesgo de emergencia educativa agravada por la covid-19

El golpe económico causado por la pandemia en países de bajos ingresos o en conflicto armado, como...
4
Cazamentiras /

Nicolás Maduro, ¿colombiano?

Recientemente, usuarios en las redes sociales reavivaron la polémica en torno a la nacionalidad del...
5
Columnistas /

Webinar

Una nueva forma de hacer lo mismo
6
Columnistas /

Precisiones de la RAE en su ortografía, última edición

A esas palabras que ofrezcan ambigüedad marquémosles tilde porque lo que necesitamos al expresarnos es...