Celulares ponen a la escuela en una encrucijada

Autor: Dirección
2 septiembre de 2018 - 06:10 PM

El uso regulado de dispositivos móviles pareciera ser el camino que propicie el desarrollo de competencias tecnológicas y mediáticas de maestros (incluyendo rectores y bibliotecarios), alumnos y familias, a fin de desarrollar inteligencias tecnológicas.

La iniciativa legislativa que en Colombia propone enfrentar el creciente uso de dispositivos móviles en las instituciones educativas incluye al nuestro en el interesante debate que adelantan países preocupados por las libertades individuales, los fines de la educación y el desarrollo integral de sus niños y jóvenes, como Gran Bretaña, Australia o Francia, país en el que desde este mes de septiembre regirá la prohibición de uso de “dispositivos conectados” (smartphones, tabletas y relojes) en instituciones de educación básica y media, cuando no esté asociado a actividades académicas o sea necesario para alumnos con limitaciones; la norma gala da libertad para regular el uso de esos equipos en la educación superior. La medida propuesta por el presidente Emanuel Macron, quien está casado con una profesora de educación media, fue aprobada por amplia mayoría parlamentaria.

Vea también: En educación el control no es censura

En el mundo es contundente el uso masivo, especialmente por adolescentes y adultos jóvenes, de dispositivos móviles (ver gráfico). Esta realidad se ha topado con el asombro de padres y educadores desbordados por hechos irreversibles que ratifican que los desarrollos tecnológicos superan la capacidad humana de preverlos, comprenderlos y reaccionar proactivamente frente a ellos. Mientras los innovadores aceleran la producción de equipos móviles y aplicaciones que resuelven toda clase de problemas, los responsables de definir las políticas educativas nacionales y acompañar a los maestros a aplicarlas se mueven con lamentable parsimonia. Un ejemplo claro del abismo ocurre en Colombia, donde las políticas de educación se definen en planes ¡decenales! y en el que los estándares para la educación básica y media no cambian ¡desde 2007!. Y ni se hable de las limitaciones de los proyectos de adaptación tecnológica: el costoso y promocionado programa Computadores para educar necesitó 17 años para ofrecer capacitación, con variable intensidad y profundidad, a 228.408 de los 478.294 docentes existentes en 2017, según el Dane.

Le puede interesar: La "desconexión" latinoamericana no ha tocado fondo

Dado que las experiencias significativas que ofrece la escuela incluyen, pero también deben trascender, el uso de las TIC, parece necesario abrir el análisis a la difusión y apropiación de estrategias pedagógicas y medios educativos que permitan que maestros y estudiantes se aproximen a experiencias académicas y humanas significativas que propicien su pleno desarrollo como ciudadanos en permanente proceso de aprendizaje. Provocar experiencias transformadoras en las aulas no requiere sólo de nuevas tecnologías y sí puede ser opción que permita avivar las pasiones por el trabajo en equipo, la experimentación y el aprendizaje.

Lea además: Prohibir el celular en las aulas es un retroceso para Colombia

Ante los cambios en las expectativas de familias, alumnos y docentes frente a la educación, así como en los medios y tecnologías educativas, en el mundo avanzan tres tendencias que merecen atención.

La opción de prohibir a rajatabla el uso de dispositivos móviles por maestros y alumnos, que es la enunciada para Colombia, promete controlar la epidemia de la “hiperconexión”, al menos dentro de las instituciones educativas. Esta se anuncia por observadores desesperados como una acción necesaria para recuperar el interés de los alumnos por los contenidos académicos e incentivar la interacción en la escuela. Sin embargo, la estrategia que tácitamente equipara la tenencia y uso de dispositivos móviles con la de armas o estupefacientes, les impone a las instituciones la carga de la vigilancia y a los alumnos la de la no racionalización del uso de las TIC, mientras les permite aplazar su recorrido por el uso de la tecnología con fines académicos e incluso de sana interconexión con los pares.

Le puede interesar: La ruta canadiense frente al cannabis

Las sociedades que ni siquiera se están preguntando por los impactos de que la mayoría de niños y jóvenes sean consumidores, y hasta adictos tecnológicos, han optado por una libertad que les ofrece ampliar sus comunicaciones, incluyendo las que tienen con padres y maestros, y que les promete, así no siempre se cumpla, mejorar sus accesos al conocimiento y desarrollar su creatividad. Pero las cargas que un uso no cotrolado de las tecnologías digitales acarrea (según concluye un estudio de la Escuela de Medicina de Harvard y la Asociación de Profesores de Alberta, Canadá) más desórdenes emocionales, y menos empatía, resiliencia y capacidad de concentración.

Si bien depende de la capacidad de maestros e instituciones educativas para usar los dispositivos móviles y aprovecharlos como instrumento de aprendizaje, investigación y creatividad, el uso regulado de dispositivos móviles pareciera ser el camino que propicie el desarrollo de competencias tecnológicas y mediáticas de maestros (incluyendo rectores y bibliotecarios), alumnos y familias, a fin de desarrollar inteligencias tecnológicas y ¿por qué no? capacidades para insertarse en el campo de los desarrolladores de infraestructuras, tecnologías y aplicativos para la comunicación digital.

Lo invitamos a leer: El debate por la marihuana

 

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Salto del Tequendama
Ciclismo /

El Salto del Tequendama continuó la lucha de los escaladores

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Artículos relacionados

Google y la defensa de los usuarios
Editorial

Google y la defensa de los usuarios

Cabe preguntarse ¿a quién le corresponde enseñarles a los consumidores que hay otras opciones de navegación y cuáles son los peligros de los historiales que se...
Lecciones del escándalo Cambridge Analytica
Editorial

Lecciones del escándalo Cambridge Analytica

La potencia de las redes sociales como recopiladoras de datos y mecanismos de distribución de información, fidedigna o falsa, loable o interesada, demanda nuevas...
Un paso atrás en formación de la ciudadanía
Editorial

Un paso atrás en formación de la ciudadanía

El nuevo modelo ofrece ya una certeza, la del retroceso importante en los procesos de impulso a la participación ciudadana y de formación de liderazgos.

Lo más leído

1
Política /

No somos unos leprosos para aspirar a la alcaldía

Los concejales de Medellín, Fabio Rivera, Jesús A. Echeverri, Aura M. Arcila y Carlos Zuluaga fueron...
2
Columnistas /

Situación de control en las S.A.S. unipersonales

Si bien el decreto tiene un fin válido, cual es lograr el registro de la situación de control de los...
3
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
6
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...