Catar y catar

Autor: Rubén Darío Barrientos
1 diciembre de 2017 - 12:08 AM

No solo hay políticos corruptos, también hay dirigentes del deporte en igual impudicia.

Catar, es un estado soberano árabe ubicado en el oeste de Asia, que posee la tercera mayor reserva mundial de gas natural, lo que lo ha convertido en el país con mayor renta per capita del planeta. Además, es uno de los pocos países en los que sus ciudadanos no pagan ningún tipo de impuestos. Ha sido elegido como país organizador de la Copa Mundial de Fútbol de 2022, el primer país árabe que lo consigue. Catar (sin ce mayúscula), es: degustar, saborear o paladear. Y Luis Bedoya, es un economista y exdirigente de fútbol que se desempeñó como presidente de la Federación Colombiana de Fútbol desde 2006 hasta 2015. Escaló hasta llegar a ser vicepresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, “Conmebol”.

Ahora vamos a entroncar estos tres temas: Un alto funcionario del gobierno de Catar, contactó a Luis Bedoya para que vendiera su voto en favor de ese país, para ser sede de la Copa Mundo 2022. Esto se remonta al año 2010. Un personaje sombrío le dijo a Bedoya que pidiera USD$ 10 millones por los tres votos de Suramérica, pero que ese billete lo tenía que repartir entre los presidentes de seis federaciones. Catar ganó, finalmente como fruto de la corrupción, derrotando a Estados Unidos. De igual forma, el avieso expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol, recibió entre el 2007 y el 2015, coimas por más de USD$ 3 millones para favorecer a la empresa Full Play, con los derechos de transmisión de la Copa Libertadores y la Copa América. Seguramente, este personaje pudo catar mucho whisky, luego de coronar este dinero largo y maldito.

La Comisión Ética de la Fifa suspendió de por vida toda actividad ligada al fútbol de Luis Bedoya, quien acaba de confesar ante una Corte de Nueva York (Brooklyn), que hubo coimas, tajadas y mordidas en el asunto Catar y admitió los delitos de conspiración de soborno y fraude en transferencia bancaria. Bedoya no es el único caso, pues hay 34 personas comprometidas, entre dirigentes del fútbol y empresarios, de cometer delitos como sobornos, fraudes y lavado de dinero, de una manera ruin. La cosa es tan tenaz, que ya se suicidó el primero: el argentino Jorge Delhon, luego de que Alejandro Burzaco (excapo de torneos Fifa), en el proceso conocido como Fifa-Gate, lo acusara de recibir sobornos.

Lea también: La peor cara del fútbol sale a la luz

Es una ignominia que para elegir una sede de un mundial, para los derechos de transmisión de un certamen futbolero y para designar un patrocinador, tenga que rumbar la plata en cantidades exorbitantes para una repartija inmunda entre emisarios, presidentes de federaciones de fútbol y empresarios, en una cometa impúdica y nefanda. Bedoya, nuestro embajador del fútbol, tenía una cuenta secreta en Suiza para recibir los sobornos. En noviembre de 2015, marchó a Nueva York con su esposa, y en pleno vuelo (luego de decirle que iban a un viaje de placer), le contó que el propósito del viaje era el de entregarse en esa ciudad, colaborarle a las autoridades para buscar beneficios y aceptar cargos por corrupción y desvío de dineros.

Bedoya, tendrá que devolver los sobornos que recibió en su cuenta de Suiza. Los angelitos de Nicolás Leoz, Ricardo Texeira, Julio Grondona y Luis Bedoya, fueron los dirigentes más corruptos del continente en esta materia de sobornos. Bedoya, exmesero y exvendedor de frutas en un mercado de Pereira, cuando era presidente de la Federación, en ocho años, brincó de dos a once patrocinadores de la Selección Colombia (¿Cuánto recibiría?). Y tras la salida de Bolillo Gómez como seleccionador absoluto, Bedoya terminó negociando a solas con Pekerman (¡Qué miedo!) y a él se le atribuye el éxito de ir al Mundial con el argentino.

Es una deshonra lo de este dirigente torcido y falto de ética. Pareciera ser que cualquier torneo, así sea de parqués o catapis, tiene la mano peluda del soborno y del vil billete. No solo hay políticos corruptos, también hay dirigentes del deporte en igual impudicia. Por Catar y por catar, Bedoya arruinó su vida y la de los dirigentes deportivos mundiales.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Política
Política /

Tortugas le ponen paso a la campaña electoral  

Fernando Monetti
Fútbol Colombiano /

Atlético Nacional sigue sumando refuerzos a su plantilla

nacho vargas
Política /

La justicia a lo Vargas Lleras

Jean Arnault
Derechos Humanos /

ONU animó al Gobierno y al Eln a seguir buscando la paz

José Serpa
Ciclismo /

José Serpa, El León, repitió victoria en la Vuelta al Táchira

Artículos relacionados

Gallera
Columnistas

Gallera

Ya pasamos de las reyertas de los del “no” y de los del “sí” a la pugnacidad de los buscadores del solio de Bolívar.

Lo más leído

1
Columnistas /

Inquietud en la Universidad de Antioquia

Muchas dudas generó, en plena campaña por la rectoría de la Universidad de Antioquia, la respuesta a un...
2
Política /

Panorama Político

Las coaliciones entre los candidatos presidenciales se siguen constituyendo en uno de los temas de enorme...
3
Política /

Novelón conservador  

Trujillo se desquitó de Gallón. El candidato conservador al Senado le arrebató el decisivo apoyo...
4
Columnistas /

Santa María, el barrio de los gitanos

En los años 50, llegaron los gitanos con sus carpas, su alegría y su cultura a un lugar despoblado de...
5
Más Deportes /

El Ponyfútbol definirá sus campeones

El ingreso para las finales a la cancha Marte Uno tiene un valor de cuatro mil pesos más una Ponymalta pet...
6
Superior /

Continúa proceso de selección de rector de la U. de A.

El 26 de enero finalizará el plazo para la inscripción de aspirantes a la rectoría.