Brechas del salario mínimo

Autor: Rubén Darío Barrientos
8 diciembre de 2017 - 12:08 AM

Queda un tiempo ancho de reposición, hasta el 30 de diciembre. Si no, chao pescao, puro decreto

Si hay algo tedioso en diciembre, son las discusiones sobre el salario mínimo. Todos los años la misma jartera: unos argumentan y otros contra-argumentan; unos piden y otros niegan; unos se anchan y otros se encogen. Esta vez la brecha entre las propuestas de los sindicatos y los empresarios es de al menos 6 puntos porcentuales, desde luego un tanto inferior a otras que ha habido. Resulta que la postura de las centrales obreras es la de que el salario mínimo debería incrementarse en Colombia entre el 10 y el 12% (lo primero, expuesto por la Cgt y lo segundo, por la Cut), la de la Anif es de un alza del 4,5% y la de los empresarios es la de un 4 o 4,1% de ajuste. Es claro que dicho aumento en este país, no pesca dos dígitos por nada de la vida. 
Primero se discute la materia en subcomisiones, se mecen aspectos incidentes como la productividad y la inflación (pura botada de corriente) y luego se va a la mesa de negociación. Las centrales obreras se mantienen en la tesis cacareada de que el mínimo ha perdido su capacidad adquisitiva frente a la canasta familiar. Y los empresarios, replican, diciendo retóricamente que la coyuntura del país es difícil por el momento económico que se vive. No hay, pues, punto de encuentro en las curvas. Solo brechas… Los académicos estiman que el riesgo de trepar el salario mínimo desmotiva el empleo y puede taponar el crecimiento de los demás sueldos, causando que la demanda interna no se vea beneficiada.
La Anif, entretanto, mete cucharada y hace saber que el aumento del salario mínimo legal mensual vigente no debería exceder de 4,5%. Y como una auténtica novedad, el Banco de la República ha recomendado la posibilidad de que en Colombia haya un salario mínimo diferenciado por regiones, en donde las ciudades más productivas deberían tener un salario mínimo superior. No sobra advertir que el número de ocupados del país que devengan el salario mínimo es de 1,7 millones, cuando todos pensábamos que era superior la cifra. Y la Andi, en cabeza de Mac Master, emplea terminología repetida y que quede bien con el sector de los empresarios: “hemos hecho un llamado a las centrales obreras para que presenten sus ofertas que permitan producir un ejercicio que conduzca a que podamos construir equidad”.
Le puede interesar: Máximo show del mínimo
Ahora emergió una tesis nueva de las centrales obreras (CUT) y que apunta a que debe cambiarse la época de la discusión del salario mínimo, pues cuando se abre la mesa de negociaciones no se tienen las cifras económicas consolidadas sino solo proyecciones que no siempre, terminan cumpliéndose. Por ahora, no se define la solicitud. 
De contera, en ese galimatías de opiniones, aparece la de Fenalco (Guillermo Botero), quien dice que se debe tener en cuenta el aumento que tuvo el IVA. Algunos, anestésicamente llaman este primer tramo de negociaciones de diez días, como el “pulso”. Pues bien, el último ajuste fue del 7% y se cree que en la primera fase de negociaciones, que finaliza el 15 de diciembre, no habrá humo blanco. Queda un tiempo ancho de reposición, hasta el 30 de diciembre. Si no, chao pescao, puro decreto. De las últimas tres décadas, gobierno, empresarios y centrales obreras, solo se han puesto de acuerdo en cinco ocasiones.
Lenguajes diferentes, temores distintos y orillas que divergen. Por eso se habla de un sainete, repetido y siempre nuevo. Más de lo mismo. Radiografías de funcionarios que asisten, ministra de Trabajo a bordo, cronogramas, fraseologías económicas inalterables, posiciones inviolables, cifras de productividad, datos de inflación, televisión, radio y prensa. Todo un amasijo aburridor y largo. Lo siento por mi amigo Alberto Echavarría (tambor mayor de la Andi y de los gremios de producción) quien lleva muchísimos diciembres metido en ese berenjenal, privándose de estar con los suyos comiendo natilla y buñuelos y oyendo villancicos.
La brecha actual de la mesa, pronostica decreto. Esperemos estar equivocados.

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Somos calentura
Palabra & Obra /

Somos calentura: con el sinsabor de la supervivencia

Jorge Amado
Palabra & Obra /

Cacao, una novela social

La gira de Destruction
Palabra & Obra /

Destruction, viejaguardia del thrash metal

Museo Casa de la Memoria Medellín
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Fiesta del Libro y la Cultura de Medellín
Mundo Literario /

Lo más de la Fiesta del libro 2018  

Artículos relacionados

Mínimamente mínimo
Columnistas

Mínimamente mínimo

Es un espejismo –uno más– de un gobierno farsante y populista, que quería impactar en pleno Día del Trabajo

Lo más leído

1
Política /

Senador Iván Agudelo arma rancho aparte

Anda consiguiendo candidatos para afrontar la campaña territorial en Antioquia y Medellín. Ya se deja ver...
2
Política /

Panorama político

El contraste a la cosecha de divorcios políticos que se presentó en las últimas semanas en Antioquia, lo...
3
Política /

Un huracán pasó por la Asamblea

Pese a los estragos que causó el ciclón la vieja coalición resistió el impacto. El diputado liberal de...
4
Cazamentiras /

La falsa carta de despedida escrita por Gabo

Desde hace más de una década, usuarios en internet han difundo un texto bajo el nombre de Gabriel García...
5
Urbanismo /

La Toma, una chica con historia

Crónica con fábricas muertas, el puente de “Brooklyn” y la quebrada Santa Elena.
6
Salud /

La pastilla del día después bajará de precio: MinSalud

La píldora hace parte de una lista de más de 1.042 medicamentos que el Ministerio de Salud regula para...