¿Lo endémico se cura?

Autor: Sergio de la Torre Gómez
2 septiembre de 2018 - 12:01 AM

El clientelismo, importado de Sicilia y Palermo, inficionó al sector público, y la lenidad al sector privado.

Nadie se esperaba el voluminoso pronunciamiento emitido contra la corrupción que hoy más que nunca campea en Colombia, según lo indican las apariencias, aunque éstas podrían engañarnos, pues no es tan seguro que en épocas pasadas esta plaga no hubiera sido más grande que la actual. Es probable que sí y que lo hubiéramos olvidado. La corrupción entre nosotros siempre estuvo ligada a las hegemonías políticas. A lo largo de la historia republicana ella nos carcomió por ciclos. Se acaparaba la administración pública, en turnos espaciados de liberales y conservadores que se prolongaban por décadas. Los regímenes de ahí surgidos se alargaban tanto como el inaugurado por Núñez y Caro, que solo vino a extinguirse medio siglo después, en 1930. O en su lugar, cuando se necesitaba una pausa para restañar heridas acumuladas, se armaban cómodas coaliciones de azules y cachiporros, como el tristemente célebre Frente Nacional, en que las canonjías se repartían por mitades sin pelearlas en las urnas. El clientelismo, importado de Sicilia y Palermo, inficionó al sector público, y la lenidad al sector privado.

 

Lo invitamos a leer: La maldición nuestra

 

El mando se cedía a intervalos, cada cierto tiempo, a consecuencia del desgaste que ocasiona el abuso prolongado y sin límites de sus ventajas y prerrogativas, abuso que, cuando alcanza su clímax, genera un vuelco en la opinión pública y el viraje consiguiente, o transición, siempre pactada, que la institucionalidad agotada y maltrecha reclama para refrescarse y revivir. Las hegemonías que monopolizan indefinidamente las palancas del mando se prestan para el compadrazgo y la complicidad que alimentan la venalidad ambiente y la alegre corruptela entre propios y extraños a unos niveles que la sociedad ya no soporta. Se consolidan el delfinazgo y los clanes en que las curules y demás posiciones claves se transmiten por herencia, deviniendo el régimen político en una aristocracia bastarda pero efectiva.

Llega un momento en que el poder hace crisis en medio del escándalo y la nausea, y es entonces cuando hay que ceder. Todo nace del abuso continuado que se ejerce sobre la inversión de los recursos oficiales, la destinación del presupuesto y la contratación, con la cual los adjudicatarios y proveedores hacen su agosto, y siempre son los mismos, que oportunamente cambian de filiación cuando le llega su oportunidad a la oposición de gobernar.

La experiencia resumida arriba también la vivieron nuestros abuelos y no es entonces la primera vez que los colombianos se ven sumergidos en un lodazal. Enumeremos algunos hitos de nuestra historia, y dejemos otros para luego. Así nos cercioraremos de que la corrupción es un mal endémico, herencia del pasado. No olvidemos que en su momento Gaitán también clamaba por la “restauración moral de la república”.

La pérdida de Panamá, con todos sus enigmas y entretelones (como el embolate y manejo turbio del pago que a modo de indemnización nos hicieran los gringos) no fue obra exclusiva de Teodoro Roosevelt. Allí se lucraron los traidores nativos del itsmo, y la élite santafereña por supuesto, con el ministro Holguín a la cabeza (siempre el mismo apellido detrás de cada amputación), élite que consintió la desmembración sin reaccionar con la energía y fuerza que el deber, pero sobre todo el honor, demandaban.

 

Lea además: Pureza y relativismo

 

Rojas Pinilla y su camarilla, tolerada por ambos partidos, se vino abajo a consecuencia del paro nacional del 10 de mayo, que fue la reacción espontánea de todo un país espantado por su malsano contubernio con ciertos círculos superiores. Y hubo también otros episodios emblemáticos de la repulsa de una nación hastiada de la podredumbre ambiente en la cima de la sociedad y el Estado, y en los niveles intermedios e inferiores también. Como el muy reciente de la Bogotá del señor Moreno Díaz, por el cual nunca se le pidieron cuentas a ciertos acuciosos catones, algunos de los cuales hoy figuran entre los promotores y “reguetoneros” de la consulta anticorrupción. Pero bastémonos hoy con lo planteado, que resume un mal endémico, arraigado en nuestras raíces y por tanto “cultural”, como dicen ahora los entendidos. ¿Seremos pesimistas acaso? Quizá sí, pero no olvidemos que a veces el pesimista no es más que un optimista sosegado, vale decir algo incrédulo.

Compartir Imprimir

Comentarios:

Omar
Omar
2018-09-02 11:18:50
Según la obra "La otra cara de Bolivar", la corrupción ya estaba entronizada, en lo que es nuestro país, desde antes de la independencia y con las mismas familias de hoy.

Destacados

Nuevas expocisiones en el Mamm
Artes Plásticas /

Arte de España, México, Chile y Colombia está de visita en el Mamm  

Vocalista Judas Priest
Palabra & Obra /

Knotfest Colombia, carnaval de Metal

Afiche para promover película El Apocalipsis
Palabra & Obra /

El Apóstol, una cinta profunda y no convencional

Cuarta bienal de Arte
Palabra & Obra /

Implosión en el gallinero. 50 años de la Bienal de Arte de Medellín

Colombia por la equidad, niñez colombiana, niño Katío
Población /

Colombia por la equidad. Unidos por la niñez

Artículos relacionados

Clave de las elecciones
Columnistas

Clave de las elecciones

Por importantes que sean estas preocupaciones en la campaña electoral que se inicia no tendrán más relevancia que el tema de la paz, el cual se quiere relegar a un...

Lo más leído

1
Política /

La peor crisis de Barbosa

Antecedentes políticos de la forma como Edison García, hoy detenido, logró llegar a la alcaldía de...
2
Mundo Estudiantil /

Generación E reemplazará a Ser Pilo Paga

Con Generación E, el gobierno buscará que 80.000 estudiantes de estratos vulnerables accedan a la...
3
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
4
Política /

Panorama político

De todo un poquito pasó en la política colombiana en la semana que termina y que resumimos en nuestro...
5
Columnistas /

La crisis de la educación es más que dinero

Hay que replantear sobre todo el papel de la universidad en Colombia. Desde allí deben darse las pautas...
6
Columnistas /

Si alguien se da por aludido

Manuelita con educación y con humor se quejaba a veces, pero nunca se le ocurrió separarse para descansar...