¿En qué ciudad estamos?

Autor: Darío Ruiz Gómez
19 febrero de 2018 - 12:10 AM

Volvemos a convertir en anécdota lo que en realidad es un choque de territorialidades no establecidas por la planificación sino por los nuevos poderes criminales.

Contemplando desde un amplio mirador la panorámica de la ciudad hacia el perfil de la cadena de montañas que enmarca el occidente del valle, me sorprende la consolidada muralla de un borde apretado de altos edificios de vivienda que han sobrepasado la cota de lo que se había considerado como malla urbana. ¿Cómo se produjo esta desbocada invasión de las laderas? Debo de inmediato preguntarme sobre las vías que debieron construirse para incorporar esos bordes y en qué medida se han resuelto los servicios de agua, luz, transporte, zonas verdes, para esa numerosa y desconocida población. Hacia la zona de Castilla el número de urbanizaciones es aún mayor y la densificación más intensa ya que se desperdiga sin orden alguno en las laderas donde el borde estuvo marcado por huertas, fincas, lo que hace que la frontera con Bello se apretuje aún más. ¿Cuál ha sido el impacto del cable en el barrio Caicedo y la Sierra? ¿Qué fue del llamado Jardín Circunvalar que serviría de freno a las invasiones irregulares y conectaría al transeúnte con la autopista Medellín, Bogotá? ¿Cuántas personas llegan cada semana de distintas regiones del país a invadir estas laderas bajo el señuelo de que van a tener vivienda gratis? Es algo palpable el hecho de que tanto Medellín como el resto de las ciudades colombianas han sido sacudidas por la violencia de la última década, masas de desplazados y nuevas estructuras criminales a través de cuyo accionar los espacios públicos, los símbolos de la ciudad han sido aniquilados y hoy esas organizaciones muchas de ellas nacidas del tándem guerrilla-paramilitares- narcotráfico tratan de imponer su territorialidad bajo formas aberrantes de gobernabilidad.

Lea también: La desaparición de lo urbano
Si Bogotá ha recibido ingentes cantidades de desplazados prácticamente de todo el país, si Cali ha recibido del Pacífico, si Medellín de los pueblos, del Bajo Cauca, del Chocó, esto quiere decir que hoy al mirar las ciudades colombianas nos enfrentamos a una problemática que nadie ha querido ver, analizar, enfrentar. ¿Qué brotó del choque entre la ciudad tradicional y la presencia de estos nuevos relatos? ¿Discriminación o incorporación? ¿Cuál fue la respuesta de los urbanistas para impedir que estos desplazados se sumieran en el crimen y la miseria? ¿Por qué los demógrafos, los ingenieros hidráulicos, fueron suplantados por los politiqueros? El desconocimiento de la realidad hace espurias las llamadas ciencias sociales, desenmascara la llamada literatura “política”: para describir esta complejísima problemática hacen falta lenguajes capaces de nombrar estas nuevas situaciones. Volvemos a convertir en anécdota lo que en realidad es un choque de territorialidades no establecidas por la planificación sino por los nuevos poderes criminales. Las intenciones de la Alcaldía Fajardo con su plan de bibliotecas fueron buenas, pero rápidamente las devoró el vértigo de este proceso de cambio de dueños del territorio urbano. Colocar un edificio en un área conflictiva no llevaba necesariamente al rescate de ésta, era necesario contar a la vez con un plan de renovación urbana, con el debido control del crecimiento de la ciudad construida, enfrentar radicalmente el crecimiento de la ciudad ilegal y la corrupción aberrante de la burocracia. ¿Las matanzas de hoy son solamente un enfrentamiento entre bandas o la demostración de una dramática pérdida de los espacios legales? ¿Para qué, entonces, una oficina del Área Metropolitana incapaz de dar respuesta a estas problemáticas? 

Puede interesarle: Desorden urbanístico e ilegalidad

Compartir Imprimir

Comentarios:


Destacados

Puerto Valdivia
Territorio /

EPM no cobrará consumo de energía eléctrica a familias evacuadas

rescate mineros
Territorio /

Mineros atrapados en Angelópolis fueron rescatados con vida

Alias mi sangre
Justicia /

Alias mi sangre fue condenado a 31 años de cárcel en EE. UU 

Donald Trump
Norteamérica /

Trump: hay que separar a niños para procesar a inmigrantes ilegales

Alias el loro
Seguridad /

Asegurado presunto integrante del Clan del Golfo

Artículos relacionados

En la ciudad desconocida
Columnistas

En la ciudad desconocida

A una ciudad primero la define el peatón y después los vehículos

Lo más leído

1
Columnistas /

¡Petro no se arreglará en cuatro años!

El candidato derrotado hará la más incansable oposición al presidente Duque, como lo promete en su...
2
Cazamentiras /

Corpus Christi, el falso estreno que se hizo viral en redes

Una falsa cadena que llama a boicotear el estreno de la película Corpus Christi en Colombia circuló entre...
3
Política /

Lo que sigue en la política

Luego de la elección como presidente de Iván Duque, la atención política del país se concentrará en...
4
Columnistas /

La ciudad azul, sede del Foro Mundial de Ciudades Intermedias

El origen del concepto ciudadano no podía ser peor para este lado del mundo. Comunidades indígenas...
5
Columnistas /

La austeridad llega a EPM

A esta situación se llegó por las decisiones equivocadas, que se tomaron para aligerar la entrada en...
6
Sectores /

Polémica acción contra fondos de pensiones por cobro administrativo

Actualmente, la acción de grupo sigue su curso en el Tribunal Administrativo de Cali en espera de resolver...